El Halloween estremeñu

Dexai-mi de «hálogüin»,
que a mí no me gusta essu,
que no quieru requilorius,
que no quieru essus caretus,
ni quieru essus mamarrachus
que paecin caras d’antruejus,
ni quieru essas calabaças
con velas puestas en drentu,
ni vel la genti pintá
dendi la frenti al gargueru,
conos jarretis tisnaus
i los ojus descompuestus.
Essas cosas no mos cumprin
a quien semus estremeñus.
Yo lo que quieru es salil
con mis buenus compañerus
a peíl la chaquetía
por tolas casas del puebru,
comu amus salíu de siempri
dendi hazi muchu tiempu;
con un cenachu ena manu
pa enllená-lu d’alimentus:
castañas, nuezis, granás
bellotas i higus secus.
I diziamus enas puertas
esti dichu presenteru:
«Tía, me dé la chaquetía
paque me s’enlleni el cestu,
que si no ya no es mi tía
i farrungu el parentescu.»
Dispués d’enllenu el cenachu,
toítus juntus i contentus,
a endilgal-mus el condumiu
saliamus a campu abiertu.
Con higus i con bellotas
entremesclás i revueltus
haziamus turrón de probi,
i estava bien ricu i güenu.
Assina que a mí dexai-mi,
dexai-mi de tantu cuentu,
que no quieru «hálogüin»
que a mí no me gusta essu,
que yo no quieru essas cosas
que vienin del estrangeru.
Que’l día de Tolos Santus
es costumbri del mi puebru
el hazel la Chaquetía
comu de siempri s’á hechu.

Esta poema del escreviol casillanu Cruz Díaz Marcos mos descuenta líricamenti en qué consisti la tradición provincia nestus días dela toñá. Enantis d’allegal la sociedá de consumu a Estremaúra a acaberus del siegru passau, no se conocía nesta tierra otra celebración que no hueran los carvotis, la carvotá, la carvochá, la chaquetía, la chiquitía o el magostu. Tolos nombris localis estus -i angunus otrus- se dan ala costumbri de dil los críus piyendu polas casas frutus del tiempu i raferías, i alas juntanças delos paisanus pa comel i bebel los produtus que da esta epoca.

Las meriendas dela temporá, regás con vinu de pitarra i aguardienti, encruin castañas i billotas assás i sin assal, almendras, nuezis, higus passus, perus, mançanas, peras, acendías, bembrillus, madroñus, uguas i granás, tamién se hazin ducis del tiempu comu la chaquetía o chiquitía -nombraus comu la mesma fiesta-, i otrus comu las froris, las bollas, las roscas, los bollus de chicharrón, las perrunillas, las galletas rizás, los prestiñus, los buñuelus o el duci de bembrillu. Si metemus un cachu nues drentu un higu, tenemus un casamientu, un casoriu o una voa… i essu sin cuental las presas de carni, torresnus, choriciu brancu i colorau, lomu i tolas pieças de chacina de puercu que tien la muestra cozina; sin olvial otras carnis de corral o piara assás o pa guisijus.

Cuyamenti, esti ritu especialmenti assentau ena Uropa atlántica -Iberia ocidental i las Islas Británicas- es la basi tradicional de que dimana el Halloween d’ogañu. Halloween es un acortamientu de All Hollow’s Eve, que senifica n’ingrés víspira de tolos dehuntus, lo que musotrus llamamus día de Tolos Santus o simplimenti los Tossantus.

Las pantarujas o pantarullas son ánimas que se hatean con una sábana vieja p’acagaçal los paisanus en esta i otras epocas del añu

Tamién las pantarujas assustan los críus en estas fechas, arrendandu las ánimas del otru mundu que traviessan la lindi pa entral en el muestru. Los rehuijus i los cantaris que s’endedican ala genti de patrás i alas ánimas siguin essistiendu n’Irlanda, Ingalaterra o los Estaus Uníus, peru velallí está más presenteru l’aspetu comercial i guasón que le dan las impresas i los Estaus inreligiosus.

El origi delos celebramientus i el senificau dela fiesta es antigu i paganu, delos puebrus qu’abitavan antigamenti las tierras atlánticas enantis del acristianamientu. Angunas puebracionis gallegas tienin conservá la palabra que gastavan los celtas de pallí pa estus días sagraus: Samaín (del gaélicu Samhain, fin del veranu). El sentíu tradicional del assuntu es estacional, es despeíl el tiempu soleau i salual la caía delas ojas i la llegá del fríu, lo que traspolau ala vida umana mos acuerda los familiaris que ya no están con nogu. El sol i la calol, símbolus dela vida, dexan passu alas nochis longas, los cielus anublaus i la tierra escura i úmida. Es corrienti acendel velas en recordança de padris, madris i agüelus que se huerun; qu’uguañu s’acolocan junta las retrataúras delos dehuntus queríus.

En Estremaúra tamién es costumbri el esvazial frutus reondus pa usá-llus de candela pusiendu velas endrentu, enque más que calabaças se gastan acendías o nabus gordus

Enos añus acaberus s’á dispertau l’enterés pola escoltura tradicional en toa Uropa comu una contiesta que da la genti a una mundialidá algu desalmá, i damus suerti que pa estu los estremeñus no amus síu un casu aparti. Paés qu’andamus en un momentu dela estoria en que los puebrus andan ala precura del su passau i duna dentiá deslavá aspués de vel tragau con una Modernidá que ya no sabemus paóndi vá. Entri que lo abriguamus, no dimus a dexal que los muestrus sentiris los apadrini la Coca-Cola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s